Guía de Diablo 2

Leyendo página 2 de la guía Diablo 2

Diablo 2

Guía publicada el 5 de Octubre del 2009
Autor: Szandor
E-mail: szandor@ludics.com
Lee cómodamente esta guía en tu Iphone, Android, Ebook...
 

ACTO 1 - CAMPAMENTO DE LAS ARPIAS

Habla con Akara, la líder del Campamento. Tu primera misión será limpiar la Cueva del Mal, un agujero relativamente próximo. Los enemigos son bastante débiles, ya que practicamente se trata de un nivel de aprendizaje, y tu principal preocupación será el acumular armas y equipo para mejorar el que ya tienes. Una de tus compras básicas es hacerte con los Tomos de Identificación y Portal.

Dentro de la Cueva, verás algunos zombis y a algunos chamanes bien acompañados por sus secuaces. También tendrás la oportunidad de vencer a tu primer jefe, que distinguirás porque su nombre aparece con letras doradas. Es bastante débil y lento, pero tampoco te confíes. La mejor táctica es atraer primero a sus secuaces, para luego enfrentarte a él en solitario.

Después de eliminar al último enemigo de la Cueva del Mal, y una vez que vuelvas al pueblo y hables con Kasha, te enfrentarás a tu segunda misión. Cuervo Sangriento ha profanado el Cementerio de las Arpías, y se te pide que la devuelvas al infierno. Busca la entrada al cementario en las Llanuras Frías, pero no antes de haber alcanzado como mínimo el nivel 5. Cuervo Sangriento es un arquera bastante dura de roer, que correrá de un lado para otro disparándote con sus flechas, al tiempo que invoca a sus secuaces muertos vivientes.

Cuando acabes con ella, puedes investigar las dos criptas que hay en el cementario. Es una inmejorable oportunidad para conseguir armas y armaduras con las que afrontar la siguiente misión. También hay una cueva en las Llanuras Frías donde podrás cosechar experiencia y algunos tesoros.

Akara te pedirá luego que rescates a Deckard Cain, que se ha sido hecho prisionero en Tristam. Tu primer paso es encontrar el Pergamino de Inifuss, donde se oculta la clave para abrir el portal que luego te trasladará a Tristam.

Atravesando el Campo Pedregoso, encontrarás un pazadizo. Es bastante amplio, y contiene una segunda planta en la que se ocultan algunos tesoros muy interesantes. La salida se encuentra en el primer nivel, y te conducirá al Bosque Oscuro. Busca allí al Arbol de Inifuss, en el que podrás encontrar el Pergamino después de abatir a los enemigos que lo protegen. Vuelve al Campamento para que Akara lo descifre.

Una vez revelada la clave, busca las Piedras Cairn en el Campo Pedregoso. Cuando toques cada monolito en el orden indicado en el Pergamino, se abrirá un portal hacia Tristam. Allí te encontrarás bastantes esqueletos, y chamanes, algunos de los cuales son Campeones (es decir, más duros y difíciles que los normales). También tropezarás con el viejo herrero Griswold, convertido en un persistente zombi. Aunque lento, es muy poderoso, y lo mejor es atacarle a distancia. Busca también en el pueblo el cuerpo de Wirt. Podrás quedarte con su pierna de madera (¡!), que hace las veces de arma contundente. Mucho más adelante, cuando completes el juego, podrás usarla para acceder a un nivel secreto. (Si no quieres mantenerla en tu inventario durante toda la partida, puede tirarla o venderla. Puedes volver a recuperarla cuando lo necesites). Libera al bueno de Caín, y vuelve al pueblo a por tu recompensa.

· En el Campo Pedregoso encontrarás un Tomo que te hablará de la Torre Oscura. Aunque también es posible encontrarla directamente, en el Pantano Negro. Cuenta con cinco niveles, en el último de los cuales te espera la Condesa, una arpía renegada. Si eres capaz de acabar con sus acompañantes, no resulta demasiado difícil. Una vez eliminada, tendrás acceso a sus tesoros.

Habla con Charsi, quien te hablará del Martillo Horádrico, que ella extravió hace tiempo en los Barracones del Monasterio. Desde el Pantano Negro, avanza hacia las Tierras Altas de Tamoe, y allí encontrarás el Monasterio. Entra en el Claustro Exterior, en el que encontrarás la entrada a los Barracones. Un Herrero demonio guarda el martillo, en la primera planta. Es un adversario rápido y bastante poderoso, capaz de matarte con sólo un par de golpes, así que procura tener al día tus defensas y tus reservas de pociones curativas. Cuando consigas el Martillo Horádrico, Charsi convertirá cualquier arma u objeto normal que elijas en un arma Rara. Una buena opción es reservar esta posibilidad para el final del juego, cuando ya estén disponibles las mejores piezas de equipo, ya que un Arma Rara de primer nivel dejará de ser útil muy rapidamente, mientras que si la consigues hacia el final, tendrás muchas más facilidades a la hora de derrotar a Diablo.

Después de hablar con Charsi, habla con Cain, quien te encargara la última misión del Acto 1, matar a Andariel. En los Barracones, busca el acceso a la Cárcel, y busca la salida que te lleve al Claustro Interior. Desde allí podrás acceder a la Catedral, en la que a su vez, encontrarás el acceso a las Catacumbas. Por supuesto, todo el camino estará bien amenizado por montones de enemigos.En el cuarto nivel de las Catacumbas, encontrarás a Andariel.

Limpia a conciencia las dos primeras habitaciones de enemigos, y luego abre la puerta del salón del trono de Andariel. Una de las estrategias más eficaces para acabar con ella es lanzarle flechas o hechizos de hielo, para retrasar su avance y poder atacarla a distancia. En caso de que no dispongas de esos recursos, por ejemplo si eres un Bárbaro, procura usar tus más rápidos y devastadores ataques, para minizar el daño que te pueda infligir a ti, y ten un dedo puesto en las teclas de acceso directo a las pociones curativas. Si las cosas se ponen difíciles, no dudes en abandonar la zona con un Portal, para reponer fuerzas.


ACTO 2- LUT GHOLEIN

Habla con Jerhym, quien te dará la bienvenida al pueblo, y te indicará que hables con Atma, la propietaria de la taberna. Atma quiere vengarse de un monstruo llamado Radament, que se oculta en las clocas de Lut Gholein. Podrás facilmente encontrar cualquiera de los dos accesos disponible, uno casi en el centro de la ciudad, y el otro en el lado Este, en el muelle. Radament se oculta en el tercer nivel, bien protegido por esqueletos, a los que puede volver a revivir cada vez que sucumben. Muerto el mosntruo, obtendrás como recompensa un libro que te permite obtener una habilidad, y el Pergamino Horádrico, que deberás enseñar a Cain. Habla antes con Atma para obtener tu recompensa.

Cain te encomendará buscar tres artefactos, el Cubo Horádrico, el Bastón de los Reyes y el Amuleto de la Víbora. Bastón y Amuleto constituyen las dos partes de un arfefacto llamado Bastón Horádrico, que necesitarás volver a unir usando los poderes del Cubo

El Cubo Horádrico se oculta en las Colinas Aridas, en el tercer nivel de una catacumba llamada Salas de la Muerte. El Bastón se oculta en el Oasis Lejano, en la madriguera de Sand Maggot, una monstruosa reina termita, en el tercer nivel. Pasando el área de la Ciudad Perdida, en el Valle de las Serpientes y dentro del Templo de la Garra Viperina, encontrarás el último objeto necesario, el Amuleto.

Cuando accedas a la Ciudad Perdida, caerá la oscuridad. Habla con Drognan al respecto, y luego busca el acceso al área del Valle de las Serpientes. Encontrarás allí el Templo de la Garra Viperina. En el segundo nivel encontrarás la última parte del Bastón, y de paso acabarás con la maldición que ha caído sobre la luz del sol.

Vuelve a hablar con Drognan, y luego con Jerhym, quien te dará acceso a su palacio. En su interior se oculta el Santurario Arcano, del que tendrás que rescatar el Diario de Horazón.

Las dos primeras áreas de palacio, el Harén y los Sótanos, no son demasiado complejas, excpetuando a los siempre molestos hechiceros esqueletos. Pero dentro del Santuario tendrás que cuidarte de unos hechiceros que te lanzarán Meteoritos y Muros de Fuego. La mejor estrategia es no quedarse nunca parado a merced del fuego, y buscar el cuerpo a cuerpo con estos enemigos. El guardíoan del Diario de Horazon, aunque bien escoltado por un poderoso grupo de enemigos, es relativamente fácil de vencer. Leyendo el Diario, se abrirá un Portal hacia el Cañón de los Magos.

Habla con Cain y con Jerhym antes de adentrarte en el Cañon de los Magos. Hay siete tumbas allí, de las cuales sólo una es la que andas buscando, la tumba de Tal-Rasha. Mi consejo es que investigues a fondo las otras seís antes de pensar siquiera en enfrentarte a la verdadera tumba (incluso te aconsejaría salvar y abandonar el juego, para volver a investigarlas, una vez reaparecidos todos los enemigos). Todas las tumbas falsas esconden un cofre especial con objetos mágicos. En la verdadera tumba, encontrarás un orificio en el que introducir el Bastón Horádrico, que te abrirá paso hacia la cámara de Tal-Rasha, donde se oculta Baal. Ten en cuenta que perderás para siempre el Bastón en el proceso, así que búscate otra arma si te habías encariñado de él.

Pero no es Baal quien te espera en el interior, sino un demonio llamado Duriel. Es rápido y letal, tremendamente difícil si no empleas contra él técnicas capaces de paralizarlo o una efectiva defensa mágica. Una vez muerto, podrás acceder al interior de la cámara, donde te espera el Arcangel Tyrael, preso allí desde que fue vencido por Baal. Una vez que hables con él, vuelve al pueblo, donde Jerhym te autorizará a usar el barco atracado en el muelle, y habla finalmente con Meshif, su capitán, para poder abandonar Lut Gholein.


ACTO 3- MUELLES DE KURAST

La primera búsqueda es bastante sencilla (yo tropezé casualmente con ella, cuando intentaba resolver la siguiente). A muy poca distancia del pueblo, encontrarás un enemigo único que soltará una figura de jade. Habla con Meshif, quien te la cambiará por un pájaro dorado. Llevalo a Alkor, quien lo convertirá en una poción que añadirá a tu personaje 20 puntos de vida de manera permanente.

Debes encontrar una daga mágica llamada Gidbdinn, cuyo poder protegía a toda la ciudad, pero que ha sido robada. Deberás atravesar el Bosque de las Arañas y el Gran Pantano, hasta el áerea de la Selva Desolladora. Encontrarás allí un poblado de molestos pigmeos Elimínalos a todos, empezando por los chamanes que se dedican a resucitarlos cada vez que mueren, y encontrarás al Gidbinn sobre un pedestal. Vuelve a por tu recompensa al pueblo.

La primera búsqueda que se te encargará (y la más difícil de este Acto), es encontrar la Voluntad de Khalim. Necesitarás reunir previamente cuatro objetos, para luego poder reunirlos mediante el Cubo Horádrico.

El Ojo de Khalim se encuentra en el Bosque de las Arañas, dentro de la Cueva de las Arañas. El Cerebro se encuentra en la Selva Desolladora, dentro de unas mazmorras que suelen estar no muy lejos de la aldea de los pigmeos, oculto en su tercer nivel. El Corazón se encuentra en el segundo nivel de las Cloacas, en la Parte Alta de Kurast. La última pieza se encuentra en Travincal, y la obtendrás matando a uno de los miembros del Consejo. Una vez reunidas, y fundidas con el poder del Cubo, obtendrás la Voluntad de Khalim, necesario para abrirse paso hacia los dominios de Mefisto.

El Tomo de Lan Esen está oculto en un templo que aparece aleatoriamente en la Zona Alta de Kurast o en el Bazar. Si consigues encontrarlo y llevárselo a Alkor, obtendrás 5 puntos de desarrollo.

Usa la Voluntad de Khalim para romper el orbe que protege la entrada que lleva hasta Mefisto. Atravesar Travincal y acabar con el Consejo es una tarea difícil, matar a Mefisto a sus secuaces, es un trabajo que al principio parece casi imposible. Tendrás que recurrir al truco de limpiar la zona poco a poco, abandonándola para recuperar fuerzas, hasta que al final sólo quede Mefisto. La mejor manera de atacarlo es a la mayor distancia posible. Incluso si cuentas con un personaje especializado en el cuerpo a cuerpo, no es mala idea equiparlo temporalmente con un arco, para atacar a distancia.

Muerto el gran demonio, recibirás su Piedra Espiritual y se te abrirá un portal que te llevará hacia la Fortaleza del Pandemonium.


ACTO 4- FORTALEZA DEL PANDEMONIUM

Es el Acto más corto, pero también el más intenso y difícil. El Arcangel Tyrael te pedirá que destruyas a un ángel caído llamado Izual. Podrás encontrarlo en el área de la Ciudad de los Malditos, aunque te aconsejo que tengo tengas muchas prisas por enfrentarte a él. Es mejor que te entretengas consiguiendo puntos de experiencia. Izual dispone de ataques de hielo, por lo que es muy recomendable disponer de defensas adecuadas contra ese tipo de ataques. Una vez muerto, Tyrael te recompensará con dos puntos de habilidad.

La Piedra Espiritual de Mefisto necesita ser destruida en la Forja del Infierno, que se encuentra en el Río de Llamas. Hephasto es el monstruo que lo custodia, un herrero que te resultará bastante más dificil que el que encontraste en el Acto 1. Sus ataques son potentísimos, y está bien acompañado por una miriada de poderosos enemigos. Cuando le hayas vencido, equípate el martillo que dejará caer a su muerte, y úsalo sobre la Forja, para destruir la Piedra. Se te recompensará con un buen montón de gemas.

El Santuario del Caos es la prueba final, el duelo contra Diablo. Preparate para lo peor. Tendrás que eliminar cualquier tipo de resistencia, y abrir cinco sellos antes de que aparezca tu enemigo. Además de velocidad y potencia de ataque, Diablo cuenta con nuemerosos ataques mágicos, del los cuales el más devastador es un hielo de fuego. Contra Diablo funcionan muy bien los hechizos de hielo, o los ataques mágicos persistentes, como el Muro de Fuego.

 
Lee cómodamente esta guía en tu Iphone, Android, Ebook...

Espina clavada

Actualmente nos encontramos con nuestros esfuerzos enfocados en los siguientes temas:

  • Noticias
  • Catálogo
  • Guías en formato texto
  • S.E.O.

Espinas a clavar

Lo que el futuro depara a Mil Espinas. Proyectos que están en desarrollo actualmente:

  • Guías en formato video
  • Foros
  • Boletín
  • Listado de empresas
ÚLTIMAS NOTICIAS
JUEGOS EN EL CATÁLOGO
Mil Espinas © 2002-2009 Prohibida la utilización total o parcial del material que compone la página, sin el previo consentimiento del webmaster.